MEDICINA CUANTICA Y LA NUTRICION

 

Cuando vi los resultados de laboratorio me quede paralizado. Los niveles de colesterol que había alcanzado en apenas un año de despreocuparme de “comer sano” eran altísimos. Así empecé a hacer una dieta restringida en grasa y por fortuna  funcionó tan bien que no requerí tomar medicamentos. Yo estaba feliz pero pasaron un par de años para darme cuenta que ese beneficio alcanzado tuvo otro precio. Empecé a sufrir de alergias nasales e infecciones respiratorias muy frecuentes que terminaban en fuertes bronquitis que me incapacitaban por semanas.

 

Como medico que soy, culpaba al contacto con enfermos. Por esas fechas uno de mis pacientes canadienses me prestó un libro de Nutrioterapia, una corriente que usa los alimentos y nutrientes como formas de curar y su autor mencionaba que  la gran mayoría de personas desarrollamos deficiencias de nutrientes ya sea por deficiencia en su consumo, por defecto en su absorción o bien porque nuestro cuerpo las consume en exceso. A los médicos nos educaron la idea de que las carencias de vitaminas y minerales no son enfermedades sino hasta que hay signos específicos de su deficiencia, de modo que si no los hay significa que no hacen falta. Pero las evidencias muestran que hay muchísimos signos de deficiencias nutricionales que la “ciencia médica oficial” no reconoce como tal.

 

Así fue como me pregunté si mi excesiva propensión a la bronquitis y asma tendría que ver con esto. El libro mencionaba que al restringir el consumo de grasa animal para bajar los niveles de colesterol también se reduce el consumo de Vitaminas A, D, E y K, así como de proteínas como el Colágeno. Un signo de deficiencia de Vitamina A es la ceguera nocturna, pero como ahora tenemos iluminación artificial no nos damos cuenta. Una noche manejaba en la carretera y me pregunté cuánto sería mi capacidad máxima de visión de noche. Puse las luces altas y estimé que podía ver con bastante claridad unos 100 metros hacia adelante. Esa misma noche empecé a tomar vitamina A. Siete días después pasaba por el mismo sitio y a la misma hora y repetí el procedimiento de subir las luces. ¡No lo podía creer! Veía con gran claridad cerca de un kilometro hacia adelante.

 

Ya no tenía dudas que las afirmaciones del libro eran ciertas. Así empecé a tomar específicamente las vitaminas y minerales que estimé que yo tenía deficiencia.  Ese año y desde entonces no volví a tener bronquitis, la calidad de mi piel, cabello y uñas mejoró. Vi como las uñas de mis manos crecían y se marcaba una línea en todas ellas en la que venía una uña de color rosado nacarado uniforme y hacia la orilla iba saliendo la parte de mis uñas que tenía manchas blancas que había notado desde mi adolescencia y que indicaba que tenía una deficiencia de Zinc y ningún médico me pudo explicar y ningún libro de medicina siquiera menciona esta relación.  

 

De inmediato esa experiencia enriqueció mi práctica médica y hasta la fecha todos mis pacientes reciben los suplementos que se requieren para complementar y eventualmente “curar” sus enfermedades.  Sin embargo, me encontré con una dificultad. Los laboratorios de análisis clínicos tienen una reducida capacidad para hacer mediciones de los niveles de vitaminas y minerales, además de ser muy caro. Cuando los pacientes necesitan que hagamos un análisis  minucioso de condición nutricional, su sangre era enviada a los Estados Unidos y costaba mucho dinero.

 

Hasta que finalmente llegó un eficiente recurso que utiliza la Tecnología Cuántica y nos proporciona un caudal de información sobre la condición real del paciente y sus niveles de vitaminas, minerales, aminoácidos, oligoelementos, metales pesados tóxicos, alergias, proteínas, funcionamiento del sistema digestivo, del respiratorio, nervioso, y mucho mas.

 

El equipo se llama Quantum Biomagnetic Resonance. El paciente solo debe sentarse cómodamente y hacer contacto con una pieza de mano que parece un tubo de metal y en estar quieto por tres minutos mientras el equipo escanea su cuerpo. Es totalmente indoloro, no hay agujas, no es invasivo. El análisis se despliega en la pantalla en un formato muy amigable y sencillo de leer. En minutos tenemos un reporte escrito de todas las deficiencias presentadas en un protocolo que permite hacer comparaciones de los avances para futuras evaluaciones y el paciente se lleva su reporte impreso.  Con el beneficio adicional de recibir la prescripción precisa de los productos nutricionales que debe consumir de forma planeada para tener un beneficio completo y definitivo en la recuperación y mantenimiento de su salud por uno de nuestros médicos sin costo adicional.

 

Este equipo lo tenemos disponible en Lifetree Healing Center & Spa en City-Medica Nuevo Vallarta.  Diariamente se atienden pacientes que vienen de todas partes del País, Estados Unidos y Canadá.  Hay personas que han tomado por años un multivitamínico creyendo que este es la solución para sus deficiencias, pero siguen padeciendo enfermedades, o simplemente no alcanzan el nivel adecuado de bienestar, cuando son analizados en el Quantum entienden por qué y se quedan sorprendidas de los resultados.

 

¿Qué espera? Venga a sentirse mejor!

 

Dr. Essaú Gutiérrez

Universidad de Guadalajara

Director Medico City-Medica Nuevo Vallarta

Cedula Profesional 1090781

egutierrez@city-medica.com